Pasar al contenido principal

Bogotá

#217016

La humanidad está sufriendo

2 de mayo de 2021
sufrimiento
Imagen:
BBC
El arzobispo de Bogotá y primado de Colombia monseñor Luis José Rueda Aparicio, en su homilía de hoy

Hizo referencia al sufrimiento de la humanidad, la de nuestro país, los momentos difíciles actuales y las familias, en sus diferentes realidades.

Oró además, por el eterno descanso de monseñor José Daniel Falla Robles, su familia para que sea consolada con el amor de Dios y por la Diócesis de Soacha, reconociendo los trabajos y luchas apostólicas, para que sean recibidas y premiadas.

Además puso sobre el altar  el sufrimiento de las familias colombianas, la de sus seres queridos que han muerto por el COVID-19 y otras enfermedades, por la violencia y diferentes situaciones que arrebatan la vida.

 Sin Dios no podemos hacer nada

Y nos recordó que el Señor Jesús es la Vid verdadera. Es desde la cruz que Dios nos da sabiduría, desde allí llega la fuerza, el amor, la paz, la vida y la esperanza.

“Sin Cristo en nuestra vida, en nuestras luchas diarias; no podemos hacer nada, Nosotros somos ramas ancladas en el tronco. Sin Él, somos una rama seca y no se puede dar fruto” Afirmó el arzobispo.

Propuso tres frutos que debemos dar a través de:

La vocación y la misión. Porque cada uno de nosotros nació para una misión. Hombres y mujeres, niños personas del campo, de la ciudad. Cada uno tiene un propósito de bien, de santificación, de alegría, a través de los dones y talentos que el Señor nos dio. Debemos entonces ponerlos al servicio de los demás y dar fruto.

El segundo la familia. Es un tesoro, tener familia es tener una bendición, no hay ninguna familia perfecta. Es un hospital donde nos sanamos y una escuela donde aprendemos, es un templo donde oramos y un oasis donde descansamos. Estar unidos para poder dar fruto.

El  tercero el Pueblo de Dios. Los bautizados, somos el pueblo caminante buscando entre todos las respuestas a las diferentes situaciones de la vida.

Dios camina con nosotros. Si la humanidad se une encontraremos una salida porque todos vamos en la misma barca como dice el papa Francisco. Dios no nos abandona, somos el pueblo amado de Dios, vivir su Voluntad es el llamado. Debemos estar conectados al tronco que es Cristo Jesús.

El tronco solo sin la rama no hace nada. Dios nos necesita como personas, como familias como pueblo santo. Concluyó.

A continuación audio completo de la homilía:

Audio file
Fuente:
OAC
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas