Pasar al contenido principal

Historias de vida

#66ff8e

“Mi mayor alegría la he sentido siempre sirviendo, ayudando a la gente”

9 de marzo de 2023
OAC

Tras más de 50 años de ministerio, el padre Rogelio Garzón Alfonso manifiesta alegría y gratitud con Dios; con su familia, núcleo en el que surgió su vocación; con las comunidades que ha acompañado; y con sus hermanos en el ministerio.

 

Alegre, descomplicado - con alma campesina -, como él mismo se describe, recuerda que la oración, el trabajo y el servicio, han estado siempre presentes en su vida.

 

“Yo soy de una familia campesina, y para mí es muy grato recordar que mi papá nos enseñó a trabajar. Si queríamos tener algo debíamos trabajar… Nos levantaban a las 3 de la mañana a rezar el Rosario; luego ir a cuidar los bueyes, caballos, el ganado; a coger maíz; a arrancar arveja, ¡aprendimos a trabajar!, y esa es la mejor herencia, señala.

Esta experiencia la llevó a su ministerio, buscando siempre ser cercano a sus comunidades, manteniendo el espíritu misionero que marcó inicialmente su formación sacerdotal, de la mano de jesuitas y capuchinos.

El ejemplo de su hermano sacerdote le animó, de manera especial, a buscar dar una respuesta generosa al Señor. Aunque su proceso formativo, en tiempos de post Concilio, no fue fácil, dada su personalidad inquieta y ávida de conocimiento, debate y discernimiento, fue ordenado sacerdote el 12 de diciembre de 1971, para el servicio en la Diócesis de Barrancabermeja.

 

Formación:

Realizó sus estudios de secundaria en el Colegio San Lorenzo de Brindis (Chía), en 1962; filosofía en el Seminario Intermisional (1967); teología en el Seminario Mayor de Pamplona y de Tunja en 1971.

 

o1

 

o2

 

“Trabajé 8 años como sacerdote en Barrancabermeja, pero las circunstancias de salud, de política… Barranca es Magdalena Medio, muy politizado”, aceleraron su deseo de continuar formándose.

Con autorización de su obispo, viajó a Bogotá, para estudiar psicología en la universidad Javeriana.

La llegada a la capital no tuvo retorno. Fue incardinado a esta Arquidiócesis el 24 de mayo de 1990.

Servicios desempeñados:

Inició su servicio pastoral como vicario cooperador en la Sagrada Eucaristía (1980); fue vicario parroquial en Cristo Resucitado (1986); capellán del Colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón y párroco en San Juan María Vianney (1987); párroco Ad Tempus en la Divina Providencia (1998); arcipreste del Arciprestazgo No. 2.7 (1999); arcipreste del Arciprestazgo No. 2.7 (2001); reelegido como Arcipreste del Arciprestazgo No. 2.7 (2003); párroco en la Visitación de Nuestra Señora (2007); párroco en San Benito Abad (2012); administrador parroquial en San Fernando Rey (2013); párroco en San Fernando Rey (2016).

 

1

 

t1

 

Desde hace 5 años y medio, como sacerdote emérito, vive en la sede, en Bogotá, de La Fraternidad Sacerdotal, congregación religiosa consagrada al servicio de los clérigos.

 

22

 

A sus hermanos sacerdotes:

Les anima a “redescubrir la mística, el ser misioneros, el gozo de la evangelización (…) A ser Cristocéntricos”.

 

 “… Los llama a estar con Él, a estar con Cristo; luego los envía a trabajar… Que uno sienta eso: aprender a estar con Jesús, a amarlo, a ser alegres con Él, no cariacontecidos, sino con vitalidad, con alegría. Y luego nos envía a la misión”.

 

“A evangelizar se aprende evangelizando, no es una teoría, sino es una práctica”, insiste. 

Vea entrevista con el padre Rogelio Garzón Alfonso

Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Padre Rogelio Garzón Alfonso, más de 50 años al servicio de la acción pastoral y evangelizadora
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras noticias

#217016

Otras historias de vida