Pasar al contenido principal
#007300

El papel de la mujer en la lucha contra el hambre y la pobreza

25 de mayo de 2023
123

Las mujeres pueden hacer una gran contribución en la lucha contra el hambre en el mundo si se les ofrece más espacio en el sector agrícola y se protege su trabajo. Las que se dedican a la agricultura representan una cuarta parte de la población mundial, pero tienen dificultades para acceder a la tierra, el crédito y los mercados, y su trabajo no suele ser reconocido ni remunerado. De ello se ha hablado en la Pontificia Universidad Gregoriana, donde se ha celebrado el seminario de estudio "Mujeres y seguridad alimentaria: un vínculo que reforzar", organizado por la Facultad de Ciencias Sociales de la misma Universidad, junto con la Misión Permanente de la Santa Sede ante la FAO, el IFAD y el PMA y el Foro de Roma de Organizaciones No Gubernamentales de inspiración católica.

El trabajo de las mujeres puede aumentar el bienestar social 

Entre las diversas intervenciones destacó la de Marcela Villarreal, Directora de la División de Asociaciones y Colaboración con la ONU en la FAO, que habló sobre el papel de la mujer en la lucha contra el hambre y que explicó a Vatican News la importancia del trabajo femenino, especialmente en la agricultura, sobre todo en África y Asia. Villarreal explica cómo el hambre en el mundo ha aumentado rápidamente en los últimos años debido a factores económicos, al cambio climático y a diversos conflictos. También influyen las desigualdades entre mujeres y hombres en el acceso a los recursos productivos, especialmente en el sector agrícola. "Hoy estamos convencidos", explica, "de que si consiguiéramos esta igualdad, el hambre en el mundo podría disminuir hasta en cien millones de personas". "En todas las zonas rurales del mundo", añade, "el trabajo compromete a hombres y mujeres, aunque el trabajo de las mujeres sea a menudo ignorado e invisibilizado por las estadísticas y las políticas. Así pues, si realmente queremos erradicar el hambre del planeta, tenemos que asegurarnos de que "hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades en las zonas rurales y, sobre todo, el mismo acceso a los recursos productivos de la agricultura, en primer lugar la tierra".

En la lucha contra el hambre, ¿qué aportación específica hacen las mujeres?

Lo primero es su trabajo en la agricultura: sin mujeres no tendríamos agricultura en el mundo ni alimentos. En segundo lugar, cuando las mujeres tienen un trabajo y unos ingresos, esto se traduce inmediatamente en un mayor bienestar para toda la familia y especialmente para la alimentación de los niños, que es uno de los mayores problemas hoy en día. Un niño desnutrido tiene grandes dificultades para ir a la escuela y aprender, además de tener pocas oportunidades en la vida. Cuando una mujer obtiene un salario justo por su trabajo en la agricultura, los beneficios sociales son inmediatos.

Las mujeres suelen tener dificultades para acceder a la tierra, al crédito, al mercado, ¿cómo protegerlas?

Las mujeres necesitan políticas hechas especialmente para ellas, porque no basta con aumentar el crédito en las zonas rurales, ya que casi siempre son los hombres, y no las mujeres, quienes tienen acceso a él, teniendo en cuenta que en muchas regiones del mundo a las mujeres no se les permite salir de casa ni hablar con extraños. Si las políticas para aumentar el crédito en las zonas rurales tuvieran en cuenta estas limitaciones de las mujeres, proporcionándoles facilidades específicas, y si las mujeres pudieran disponer del mismo crédito que los hombres, la situación cambiaría inmediatamente de forma favorable para todos. Necesitamos, por tanto, políticas que piensen en esto, y luego, por ejemplo, políticas de asistencia técnica a la producción agrícola. Pensemos en países como Afganistán, donde, como FAO, tenemos muchos programas, pero la ayuda llega más o menos a un tercio de la población. Si no podemos enviar hombres a las zonas rurales para hablar con las mujeres y ofrecerles asistencia técnica, debemos enviar mujeres. Aquí, sólo enviando mujeres a dar asistencia técnica a las mujeres rurales mejoraría inmediatamente la situación, la de las mujeres, la de la producción agrícola y la de la seguridad alimentaria. Así se reduciría el hambre. Entonces, teniendo en cuenta las diferencias, las limitaciones, los aspectos contextuales de cada una de nuestras políticas para el sector agrícola, podríamos mejorar la situación.

¿Existen proyectos a nivel internacional?

Nosotros, como Fao, tenemos muchos, hablamos del empoderamiento de la mujer. Las mujeres también tienen que hacer oír su voz, consultando también a las mujeres sobre cuáles pueden ser sus necesidades, conseguimos mejores políticas. El objetivo es reducir las diferencias entre mujeres y hombres en el acceso a los recursos productivos, incluida la tierra, pero también al crédito. Nuestros proyectos van dirigidos a apoyar a los gobiernos para que puedan hacer políticas que beneficien a las mujeres y, por tanto, a la sociedad en su conjunto; luego tenemos otros proyectos que se ocupan del acceso al crédito, y otros que se ocupan del fortalecimiento de las capacidades productivas de las mujeres a pequeña escala.

¿Cuáles son los países en los que las mujeres tienen más dificultades y aquellos en los que la FAO encuentra más obstáculos?

Me viene inmediatamente a la mente Afganistán, como ya he mencionado, donde los talibanes han prohibido trabajar a las mujeres, no sólo a las afganas, también a las que trabajan para las ONG, que llevan ayuda. Luego hay otros países donde no hay tales obstáculos, pero encontramos políticas que no favorecen a las mujeres. Las constituciones de casi todos los países hablan de igualdad entre los ciudadanos, algunas leyes garantizan la igualdad de acceso a la tierra, pero de hecho esto no sucede. Así pues, hay países en los que hay obstáculos evidentes, países en los que no se reconoce la importancia del papel de la mujer y otros en los que simplemente no hay apoyo.  En todos los países hay obstáculos y dificultades, más aún en continentes como África y Asia, pero en todos los países hay desigualdades que deben corregirse con políticas adecuadas.

Fuente:
Vatican News
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras noticias

#217016

Noticias relacionadas

#007300
#007300
#007300