Pasar al contenido principal
#397dff

La “Buena Noticia” es Jesús 

10 de diciembre de 2023
er

Fue San Marcos quien por primera vez empleo la palabra “Evangelio” como para resumir con ella toda la vida y la obra de Jesús. Es el comienzo de la Buena noticia que es Jesús, el Mesías, el Hijo de Dios. El Evangelio es, pues, la Buena Noticia de Jesús para el mundo.  

Fue San Pablo fue quien incorporó al léxico cristiano la palabra Evangelio, entendido como “Fuerza de Dios para la salvación”, Rom. 1, 16. 

Juan el Bautista fue el último profeta del antiguo testamento Aparece poco antes de Jesús como el mensajero que precede al Mesías y prepara su camino Mal.3,1.  Predica no en el Templo sino en el desierto, y  pregona “Un bautismo de conversión”. No habla de sí mismo, sino del que viene detrás de él y que es más fuerte que él, y que bautizará en el Espíritu. 

San Marcos en el Evangelio de este domingo cita a Isaías 40, 3-5 que hace referencia a Juan Bautista como quien es la voz que grita en el desierto y  anuncia la venida del Mesías.  

Esa voz nos habla de preparar el camino al Señor y usa estos verbos: Allanar, enderezar, igualar.  Verbos que en el lenguaje de hoy quieren decir:  No más inequidad, no más injusticia, no más mentira, no más egoísmo, no más violencia. Un mundo nuevo, una sociedad nueva, justicia, verdad y fraternidad, el Reino de Dios. Solo así veremos la salvación de Dios. 

Es una fuerte voz de alerta contra quienes construyen falsos paraísos en los cuales podríamos encontrar felicidad y salvación al margen de Dios y aún contra Él. 

Todo esto trastoca nuestra forma de pensar, de creer y de vivir. Dios Padre, en Jesús y por Jesús, revoluciona todas nuestras creencias y seguridades. Nos ofrece algo nuevo. La venida del Señor es Buena Noticia. Pero el encuentro con Él sólo se da en la conversión del corazón y en el compromiso de construir un mundo mejor, más humano, más fraternal, más justo. 

Conversión no es  simplemente rezar unas oraciones o hacer un acto de mortificación, sino cambiar de modo de pensar y de actuar, cambiar el modo de ver el mundo, la vida, el trabajo, el amor humano, volver al Dios justo, y obrar como Él, obrar en justicia. 

No rehuyamos, pues, este llamado a la conversión de nuestro corazón: Así  prepararemos el camino al nacimiento del Hijo de Dios de María Virgen, y mantendremos siempre  viva la esperanza sobre  su venida al final de los tiempos. 

El tiemplo del Adviento tiene tres dimensiones; VINO, VIENE, VENDRÁ. Un pasado: Jesús vino, Jesús se hizo hombre, es la Navidad. Un presente, Jesús viene, Jesús está con nosotros, - la Eucaristía, - en Él vivimos, nos movemos y existimos, Hch. 17,28.  Y un futuro, Jesús vendrá glorioso a juzgar a vivos y muertos. 

Padre Carlos Marin G. 

Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras noticias

#217016

Noticias relacionadas

#397dff
#397dff
#397dff