Pasar al contenido principal
#277518

Unidos en oración por la Pascua del cardenal Pedro Rubiano, testimonio de oración, servicio y caridad

16 de abril de 2024
 Unidos en oración por la Pascua del cardenal Pedro Rubiano, testimonio de oración, servicio y caridad
Imagen:
OAC

En la capilla del Seminario Conciliar de Bogotá, este 16 abril, familiares, amigos, sacerdotes, consagrados, autoridades civiles y militares, elevaron sus oraciones por el eterno descanso del cardenal Pedro Rubiano Sáenz, cuyos restos mortales permanecerán en cámara ardiente hasta mañana, 17 de abril, cuando serán trasladados a la Catedral Primada de Bogotá, donde se llevará a cabo las exequias, a las 10 de la mañana.

  

Durante la velación del purpurado colombiano, quien sirvió a las Iglesia y al país, por más de 50 años, fue recordado su legado, que tocó comunidades a lo largo y ancho del país, a partir de una vida y ministerio marcados por la caridad, la calidez humana, la opción preferencial por los pobres, la sencillez, la oración, y el empeño por la reconciliación y la paz.

 

Fueron destacados, de manera especial, los frutos de su pastoreo en las jurisdicciones eclesiásticas de Cúcuta, Cali y Bogotá; así como su empeño y trabajo por la defensa de los derechos humanos, de la vida, y por el desarrollo humano integral.

“Dios fue generoso al poner a monseñor Pedro entre nosotros: Un verdadero pastor … Un sacerdote con gran desprendimiento, con una vida dedicada al servicio de Dios en las personas, en las comunidades”, señaló el padre Rafael De Brigard, vicario en la Vicaría Episcopal Territorial Padre Misericordioso, al referirse a los abundantes frutos pastorales de este prelado, que fue llamado a la Casa del Padre el día de ayer, 15 abril, a sus 91 años de edad.

“Recuerdo su simpatía y rectitud; fue un hombre muy servicial, muy generoso”, que antes de que su enfermedad avanzara, y tras haberse donado en su ministerio, disfrutaba de acompañar las celebraciones de la Iglesia católica colombiana, y compartir momentos sencillos con su familia: un libro, una charla, una salida al cine o un helado, afirmó su sobrina, Rosa Elena Chávez Rubiano, quien le acompañó por 14 años, tras su renuncia al encargo pastoral por límite de edad.

Fue un hombre valiente y libre; de mucha oración; austero; y sensible a los pobres, a la realidad de la violencia y a los esfuerzos por la reconciliación y la paz, aseguró monseñor Rafael Cotrino Badillo, vicario de administración de la Arquidiócesis de Bogotá.

El sacerdote recordó, también, algunas de las importantes obras lideradas por el cardenal Rubiano: El Banco de Alimentos de Bogotá, la consolidación del Diaconado Permanente, de la Fundación de Atención al Migrante, de la Comisión de Conciliación Nacional, la conformación de las diócesis urbanas de Engativá, Fontibón y Soacha; la construcción de las sedes las vicarías episcopales territoriales, entre muchas otras obras y acciones, con las que acompañó la maduración de la fe cristiana en distintos niveles de las sociedad colombiana y con las que, además, se dio respuesta a muchas realidades sociales que afrontaba el país, en medio del conflicto armado y la búsqueda de la paz.

“Es un hombre al que se le debe mucho; muy trabajador, generoso, valiente…, quien siempre dijo lo que debía decir…”, agregó el sacerdote.

Finalmente, el padre Andrés Pérez Lizarazo, formador del Seminario Conciliar de Bogotá, recordó que el cardenal Pedro Rubiano le ordenó como diácono y para su vida y ministerio desea cultivar la semilla de cercanía y autoridad, "en su justa medida", que caracterizó al cardenal.

 

En la Catedral Primada de Bogotá será su último adiós

Las puertas de la Catedral se abrirán a las 9 de la mañana. Se espera que acompañen las exequias, por lo menos, 50 obispos de Colombia; alrededor de 300 sacerdotes; cerca de 150 diáconos permanentes; comunidades religiosas; seminaristas; autoridades civiles, militares y de policía; familiares y amigos.

Los restos mortales del cardenal Rubiano Sáenz reposarán en la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, de esta Catedral.

Datos biográficos

El eminentísimo señor cardenal Pedro Rubiano Sáenz, nació el 13 de septiembre de 1932 en Cartago (Valle del Cauca).

Realizó sus estudios de primaria en el colegio de María Auxiliadora - Madres Franciscanas de Cartago y en el colegio Ramírez.

Inició los estudios de filosofía en el Seminario Mayor de Popayán y los de teología en la Universidad de Laval en Quebec (Canadá).  En esta misma Universidad obtuvo la licenciatura en Sagrada Teología, posteriormente efectuó estudios de Ciencias Sociales y Doctrina Social de la Iglesia en el Instituto de Estudios Sociales de Santiago de Chile (ILADES).

 

Recibió la ordenación Sacerdotal de manos del excelentísimo monseñor Julio Caicedo y Téllez, el 8 de julio de 1956 en la capilla del Seminario de San Pedro en Cali.

 

En el ejercicio del ministerio sacerdotal desempeñó los siguientes oficios:

- Vicario cooperador de la Parroquia de San Fernando Rey. 

- Capellán de la Escuela de Aviación Militar Marco Fidel Suárez. 

- Fundador de la parroquia de San Pedro Claver, en el barrio la Independencia en Cali. 

- Fundador y párroco de la parroquia de Nuestra Señora de la Providencia, en Cali. 

- Tesorero y vicario de pastoral de la Arquidiócesis de Cali. 

- Profesor y capellán en el Colegio de Santa Librada. 

- Asistente espiritual en el Colegio Luis Camacho Perea en Cali. 

- Miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.  Fue presidente de la misma Comisión del 17 de septiembre de 1975 al 1° de junio de 1981. 

- Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Colombia en el período de 1987 a 1990. 

- Vicepresidente de la Comisión Católica Internacional de Migraciones y Refugiados en Ginebra de 1983 a 1989. 

- Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, primer período de 1990 a 1993 y reelegido para el período de 1993 a 1996. 

- Fue elegido nuevamente en julio de 2002, Presidente de la Conferencia Episcopal para el período 2002 – 2005. 

- Presidente de la Comisión de Conciliación Nacional.

Fue preconizado obispo de Cúcuta el 3 de junio de 1971, por el papa Pablo VI.  Recibió la ordenación episcopal en la Catedral de Cali el 11 de junio de 1971, de su excelencia Angelo Palmas, nuncio apostólico en Colombia.  Fue obispo de Cúcuta hasta el 26 de marzo de 1983.

 Nombrado arzobispo coadjutor de Cali con derecho a sucesión por el Papa Juan Pablo II el 26 de marzo de 1983.

Arzobispo Metropolitano de Cali desde el 7 de febrero de 1985, por sucesión, por renuncia de Monseñor Alberto Uribe Urdaneta.  Recibió el Palio Arzobispal, de manos del excelentísimo señor Angelo Acerbi, nuncio apostólico en Colombia, el 26 de enero de 1986 en la Catedral de Cali.

Fue administrador apostólico de Popayán del 22 de abril de 1990 hasta el 25 de enero de 1991.

Trasladado a la Arquidiócesis de Bogotá el 27 de diciembre de 1994 y tomó posesión de la Sede Primada de Colombia el 11 de febrero de 1995.

En el Consistorio del 21 de febrero de 2001 fue creado cardenal diácono de la Santa Iglesia Católica.

El Santo Padre le aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Bogotá, el día 8 de julio de 2010.

Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras noticias

#007300
#277518

Noticias relacionadas

#277518
#277518